Tienda física vs. Tienda online: ¿con cuál te quedas?

  • 9 hace meses
  • PorPor
Tienda física vs. Tienda online: ¿con cuál te quedas?

Tienda física vs. Tienda online: ¿con cuál te quedas?

Por

Las compras en línea han visto un significativo aumento en su popularidad durante los últimos años, especialmente en 2020, año en el cual, como consecuencia de la pandemia del coronavirus, nos hemos visto obligados a permanecer en casa y a adaptar nuestros hábitos de compra a una nueva normalidad digital y sin contacto físico. Sin embargo, esto no quiere decir que las tiendas físicas han alcanzado un punto de obsolescencia. Las tiendas físicas siguen existiendo y siguen siendo muchos los usuarios que siguen optando por esta experiencia de compra.

El tipo de producto, tu público objetivo y tus metas en general serán determinantes al momento de decidirte por una tienda física o una versión virtual para vender tu producto.Para ayudarte a tomar la mejor decisión, te hablaremos de las ventajas de ambos modelos.

 

Tiendas online

Accesibilidad desde cualquier lugar

Una de las ventajas más importantes de tener un negocio en línea es que no existen fronteras ni barreras físicas. Gracias al internet, usuarios de cualquier parte del mundo pueden aterrizar en tu tienda, y las probabilidades de vender son mucho más altas que si dependes del flujo de gente circulando por las calles.

Disminución de los costos

Optar por una tienda online tiene un impacto significativo sobre la inversión inicial y de mantenimiento de tu negocio. Olvídate de alquileres de locales, gastos de servicios y capacitar y contratar personal. Un pequeño equipo es suficiente para manejar una página web, y tus costos se verán reducidos al mínimo.

No hay horarios

Además de poder conseguir clientes de cualquier lugar del mundo, un e-commerce ofrece la oportunidad de comprar las 24 horas del día, los 7 días de la semana. En este sentido, una tienda física es mucho más limitante.

Tiendas físicas

A los clientes les gusta ver el producto antes de adquirirlo

Muchas veces, algunos usuarios se abstienen de adquirir productos por internet, ya que no se sienten lo suficientemente seguros si no tienen la oportunidad de ver y tocar el artículo antes de comprarlo. Mientras que las tiendas online tienen que adaptarse a las posibilidades de una insatisfacción, permitiendo devoluciones gratuitas y otras comodidades, una tienda física no necesita lidiar con este problema, pues el cliente sabe bien lo que está adquiriendo.

Experiencia de compra

Existen renombradas marcas y empresas cuyo gancho con los clientes es la experiencia de la tienda física en sí. Desde perfumerías y tiendas de maquillaje, hasta tiendas de diseñadores con atención personalizada, o incluso tiendas que fusionan conceptos como ropa y arte. Todas estas oportunidades son inaccesibles desde una pantalla, y es por eso que en estos casos los clientes prefieren dirigirse al local.

Confianza y fidelización

Con tantas estafas circulando por la red, son muchos los usuarios que aún se ven reacios en depositar su confianza en algunas tiendas online. Una mala reseña basta para que la persona descarte esta opción por completo, cosa que no sucede en una tienda física, donde el origen de los productos está asegurado y la cercanía con el espacio físico permite la creación de un vínculo con el cliente.

Más