5 razones para pasarte al coche eléctrico

  • 9 hace meses
  • PorPor
5 razones para pasarte al coche eléctrico

5 razones para pasarte al coche eléctrico

Por

 

Cada día podemos observar con mayor frecuencia la presencia de coches eléctricos en las calles y autopistas, e inevitablemente nos cuestionamos, “¿será un coche eléctrico la opción ideal para mí?”. Aunque la respuesta a esta pregunta es bastante subjetiva, hay algo que sí está bastante claro: los vehículos eléctricos llegaron para quedarse, y ofrecen grandes ventajas frente a los vehículos de gasolina o diésel.

El conocido “futuro” ya está aquí. Mientras las carreteras alrededor del mundo se están adaptando de forma cada vez más rápida y eficiente a los requisitos que exige el público a favor de los coches eléctricos, la industria automotriz se está volcando de forma definitiva al desarrollo y mejora de estos vehículos, que hoy en día son más accesibles que nunca. Si aún no estás convencido, aquí te mencionamos algunas de las razones para darle una oportunidad a los coches eléctricos:

1. Son amigables con el medio ambiente

Con la inminente crisis del calentamiento global respirándonos en la nuca, la discusión más relevante de la actualidad debería girar en torno a las maneras en las que cada individuo puede poner de su parte para producir menos contaminación ambiental. El coche eléctrico es, sin duda, un gran aliado de este propósito. No requiere de ningún combustible para funcionar, sino una corriente eléctrica para cargarse y andar sin emitir gases nocivos para la atmósfera.

2. Son menos ruidosos

La contaminación atmosférica no es el único mal al que estamos sometiendo a la Tierra. La contaminación sonora también representa un grave problema a nivel mundial, y los motores de combustión de los coches convencionales son unos de los grandes responsables. Los vehículos eléctricos apenas emiten sonido, y su uso masivo haría una gran diferencia en las grandes ciudades.

3. Representan un ahorro en mantenimiento

Los componentes mecánicos de los coches de combustión son los principales originadores de las constantes visitas al mecánico, que al final de la jornada se traducen en altos costes. Con un coche eléctrico, este gasto se ve reducido significativamente, ya que se trata de un vehículo compacto, eficiente y sumamente fiable. Nada de preocuparte por cambios de aceite, fallas en el sistema de refrigeración, reemplazo de filtros, entre otros dolores de cabeza que los coches de gasolina generan.

4. Son más eficientes

Un coche eléctrico tiene una eficiencia de aproximadamente 90%, mientras que la eficiencia de un coche tradicional ronda el 30%. En otras palabras, los coches eléctricos necesitan menos energía para realizar el mismo esfuerzo que los vehículos tradicionales, y, por ende, consumen menos. Visto desde el punto de vista monetario, por cada 100 kilómetros, el gasto de un coche de diésel suele ser cerca de 7 euros, mientras que un coche eléctrico consume tan solo 1 euro. A todas luces, es un ahorro que vale la pena (sin mencionar que una recarga eléctrica es más económica que llenar un depósito de gasolina).

5. Otorgan privilegios que un coche tradicional jamás tendría

Bajo la legislación de muchas ciudades, gracias a lo compactos que son los coches eléctricos, es permitido circular con ellos por carriles especiales de autobús o VAO si te encuentras en la autopista en plena hora punta de tráfico, así como estacionar en espacios preferenciales sin pagar y sin limitación horaria, al disponer de un vehículo “Cero emisiones”. Por otro lado, los seguros para coches eléctricos resultan mucho más económicos que los de vehículos de gasolina o diésel.

 

Más